COMO RESOLVER CONFLICTOS EN LA PAREJA

Consecuencias y soluciones de los conflictos de pareja

Los conflictos de pareja van surgiendo a lo largo de la relación y van afectando diferentes aspectos personales y interpersonales que hay que superar para poder continuar sanamente con la relación.

Para saber de que manera afectan los conflictos a las personas, es necesario tener presente las diferentes dimensiones que existen dentro de la relación.

Por un lado está el espacio personal en el cual se resumen todas las características únicas y personales de cada individuo que configura la pareja. Y por otro lado, está el espacio relacional donde se proyectan y se vivencian las características del otro individuo y el funcionamiento de la pareja como conjunto.

En cuanto al espacio personal, la vivencia de un conflicto puede afectar a diferentes niveles afectando de varias maneras:

·             La autoestima, puede bajar de forma significativa.

·             La seguridad en uno mismo también se ve afectada, volviendo al individuo inseguro.

·             La persona se puede sentir infravalorada tanto en el ámbito profesional como social.

·             Surge apatía y falta de motivación.

·             Negatividad en todo aquello que se piensa y se hace.

·             Sentimiento de frustración y engaño.

·             Sentimiento de culpa y auto castigo.

·             Insatisfacción ante la vida y falta de objetivos.

·             Dificultad para relajarse o sentir placer.

·             Signos de ansiedad y estrés

·             Síntomas más o menos elevados de depresión.

·             Desarrollo de enfermedades como problemas respiratorios, cardiovasculares, etc.

Por otro lado, la pareja como unidad también puede sufrir uno

Por otro lado, la pareja como unidad también puede sufrir unos síntomas característicos como:

·             Los dos miembros de la pareja pueden padecer una baja autoestima.

·             Muestras de hostilidad y ambiente crispado.

·             Estrés en ambos miembros.

·             Alejamiento y separación temporal o momentánea del núcleo de pareja.

·             Búsqueda de aliados para tener más fuerza en el conflicto (familia, compañeros, etc.)

·             Falta y dificultad de relaciones sexuales.

·             Posible aparición de relaciones extramatrimoniales.

·             Ruptura de la relación.

Todas estas consecuencias pueden surgir de una forma u otra durante una crisis o un conflicto de pareja dependiendo de la intensidad y la gravedad con la que se viva este conflicto.

·             Es bueno conocer estos posibles síntomas ya que pueden servir para tomar conciencia de la situación por la que pasa la relación y poder actuar de una forma u otra dependiendo de cada pareja.

·             Existen multitud de métodos para poder hacer frente a un conflicto. Teniendo en cuenta que el conflicto generalmente surge de un problema o una necesidad personal no solventada, hay ciertos aspectos que seria bueno valorar:

·             A nivel personal:

·             Tomar conciencia de lo que le pasa a uno mismo como individuo. Cuales son los aspectos personales que pueden ocasionar conflicto y como actúan. Reconocer un error no solo es humano sino que es el primer paso para poder modificar aquellas conductas o situaciones que dañan al individuo y a la pareja e impiden que la relación fluya.

·             Resolver temas pendientes. Es bueno y necesario resolver las situaciones personales pendientes que no dejan evolucionar al individuo ni a la pareja. Antiguas relaciones o aspectos personales que interfieren en la salud de la relación y que no desaparecerán hasta que uno mismo las resuelva.

·             Elevar la autoestima es también un factor importante ya que la actitud depresiva y débil que ocasiona la baja autoestima no nutre la relación y además la perjudica. Es necesario encontrar la manera que poder hacer frente a esta falta de estima cuidándose a uno mismo en todos los aspectos y poco a coco recuperar la confianza y las ganas de tirar adelante.

·             Cambio de concepción. El concepto que se tiene acerca de las cosas puede provocar un encerramiento que no deje vivir a la persona. Abrir la mente a nuevas maneras de hacer y de pensar que sean más sanas o sencillamente que apetezcan más puede ser un buen comienzo para ver las situaciones desde de diversos puntos de vista.

·             Descubrir y utilizar otros lenguajes y formas de expresarse. Algunas veces el conflicto viene causado por una falta de comunicación por parte de uno o de los dos miembros que la configuran. Es bueno encontrar otros lenguajes y maneras de expresarse a través de los cuales el individuo puede relacionarse sin miedo, sin hostilidad, sincera y claramente.

En cuanto a los cambios que se puede hacer a nivel de pareja, están todos ellos enfocados a motivar a los individuos para poder desarrollar el conflicto y aprender de él con la finalidad de nutrir la relación y no destruirla, por lo que es necesario que los dos individuos estén de acuerdo en querer resolver esta crisis.

·             Expresar y sentir afecto. La relación se nutre básicamente del afecto de las dos personas y este afecto no se crea solo sino que hay que elaborarlo con esfuerzo constante y paciencia. Poco a poco, trabajando el afecto la relación va adquiriendo fuerza para poder hacer frente al conflicto.

·             Intimidad sexual: uno de los primeros ámbitos que se ve afectado tras un conflicto es la sexualidad. Es importante evitar que las discusiones entren en el plano íntimo y sexual ya que pueden perjudicar seriamente la comunicación y la confianza entre las dos personas. Es necesario enriquecer este espacio de intimidad y aprovecharlo como entrono de expresión y de comunicación.

·             Organización y repartición. La pareja como unidad debe ser equilibrada por lo que es necesario que todas las tareas y labores que se realizan deben hacerse de forma equitativa de la misma manera que las demás cosas. El equilibrio interno de la relación de la pareja empieza por el equilibrio exterior que configura el entorno en el que se desarrolla dicha relación.

·             Actividades y alternativas nuevas. La rutina es, en muchos casos, una arma de destrucción muy potente. Es preciso encontrar nuevas actividades que mantengan a las dos personas activas y motivadas y que puedan descubrir nuevos aspectos personales y interpersonales con los que se sienten a gusto y relajados y con los que pueden disfrutar.

El cuidado y el trabajo de todos estos aspectos pueden ser una importante ayuda para encontrar la manera de superar una posible crisis. Por otro lado, es frecuente tener el sentimiento o la sensación de que faltan las herramientas para poder superar la crisis por lo que es preciso meditar bien todos y cada uno de los pasos y, si es necesario, acudir a un especialista que pueda asesorar y guiar en este proceso.