Como entender a una mujer

Hace muy poco no tuve en cuenta ciertas reglas y caí en varios errores de no escuchar correctamente a una mujer durante una cena en un restaurante. Incluso me llamó la atención por ello. En parte me alegro por ello porque me di cuenta que necesitaba volver a estar atento y sobre todo volví a recordar lo importante que es este tema en cuestión.

A muchos les puede chocar un poco el mismo título del artículo. Incluso debe parecer extraño: el arte de escuchar a una mujer. ¿Con esto qué quiero decir? ¿Es un arte escuchar bien a una mujer? Para mí, desde luego lo es.

La mujer es un ser increíble el mejor regalo para el hombre. Pero… ¿por qué tendríamos que aprender a escucharla? Escuchar correctamente una mujer es una capacidad que se puede adquirir por medio de la experiencia y el aprendizaje. El conocimiento por supuesto intensifica el goce. De hecho, a mi al principio me chocaba bastante este tema. Me dije, ¿pero cómo pude estar tan ciego hasta ahora? El lector que desconozca este arte puede calcular su importancia imaginando un libro que se titulara por ejemplo “Cómo ver la pintura” -pero si yo sé ver…-, pensaréis muchos de vosotros…¿entonces por qué debo aprender a ver la pintura? Muy sencillo.Para descubrir los verdaderos matices de la autentica belleza y sensibilidad que hay en un cuadro. Para disfrutar más de lo que el cuadro es en realidad. Lo mismo nos puede servir al respecto de saber cómo escuchar a una mujer, es decir escuchar y comunicarse realmente con el ser interior que habita en ella, la que se encuentra más allá de su físico para ser el hombre perfecto para ella.

Cada vez encuentro más elementos que unen la música y la seducción. Mejor dicho, muchos de las cosas que ocurren en música se pueden emplear para el mundo de la seducción. En música, sobre todo la clásica está el problema de que la gente no sabe cómo escuchar la música. Pues lo mismo ocurre a mi modo de ver entre los hombres y las mujeres.

Existen muchas y buenas páginas que hablan sobre cómo mejorarnos en este sentido. Pautas y reglas que se deberían tener en cuenta. Claro… Pero me di cuenta que estas pautas se refieren a las primeras citas. Pero ¿qué ocurre si una pareja tras un tiempo de relación en la que ambos ya se conocen bastante? ¿Cambian las reglas de juego? A mi modo de ver la base sigue siendo la misma. Lo único que debemos tener en cuenta es no caer en la tentación de acomodarnos.

Supongamos que una pareja, tras una relación en la que ambos se conocen desde hace tiempo sale a cenar. Para empezar, en mi caso, siempre procuro dejar a la chica la mejor posición y vista del restaurante. ¿Por qué razón? De esta manera consigo que ella tenga un buen recuerdo visual de mí y del restaurante. Si lo hiciera al contrario, es decir la mujer mirando hacia la pared el recuerdo desde luego no sería el mismo para ella. Es decir, aplico el proceso contrario a lo que denominaríamos “falcarse” (Movimiento consistente en tomar una posición física ventajosa dentro de un Set, según el glosario de Sexcode) A parte de que aplicando esta regla, se evitan distracciones hacia otras personas, y es posible concentrarse en comunicarse eficazmente con tu pareja.

De manera natural van surgiendo los típicos temas cotidianos como las cosas que le han ocurrido a cada uno durante el día. Si no se han visto durante un tiempo, pues procuran ponerse al día. Pues bien, ¡es muy fácil volver a acomodarse! No olvidemos que la mujer siempre nos está evaluando. Fácilmente podemos perder esos puntos que nos hemos ganado ante ella. Cada historia nuestra, cada movimiento, cada mirada que le echemos a otra mesa del restaurante, a otra mujer, siguen siendo analizados.

Tanto uno como el otro tiene la ilusión de contar lo más interesante que le haya ocurrido al otro tras la ausencia de la pareja. Aquí está la clave, no solo exponer lo que te ha pasado sino también toca escuchar a ella. A los hombres nos encanta sentirnos importantes, y más cuando somos escuchados por las mujeres que nos quieren. Sin embargo la mujer también merece la pena ser escuchada y siempre, sobre todo hay que procurar no interrumpirla. No por el mero hecho de haberla seducido tenemos ya todo hecho. Ni mucho menos. Ahora comienza lo difícil.

A mi modo de entender, una buena comunicación sería un equilibrio justo. Es decir 50%: Escuchar y también hablar. No solo un montón de “ajam”, “si” “¿de veras?” Eso puede funcionar al principio de las citas pero no cuando se lleva cierto tiempo al lado de una chica. Sin embargo a poco que le pique a uno la curiosidad puede descubrir fantásticas maneras de aprender a escuchar a las mujeres.

¿Desde cuándo hay dificultades de escuchar a una mujer? En mi opinión se hace complicado sobre todo al principio, cuando uno se da cuenta de lo importante que es aprender esta tarea. La buena noticia es que es posible aprender a escuchar. Como bien sabemos, la mujer es indirecta. Arcángel no para de recordárnoslo cada día. La mujer nos dice muchas veces las cosas de manera indirecta y nuestra tarea como hombres que queremos autosuperarnos es no olvidar ese principio. Muchos hombres entre ellos amigos, conocidos, incluso familiares, jamás se darán cuenta en su vida de que la mujer actúa y se expresa de manera indirecta.

Sin explayarme demasiado creo conveniente que sobre todo no debemos olvidar que el primer requisito para escuchar a una mujer es tan obvio que casi parece ridículo mencionarlo, y sin embargo, a menudo es el único elemento que dejamos ausente: prestar atención y dar a la mujer el esfuerzo concentrado de un oyente activo.

Gracias por vuestra atención,


Un abrazo

 

Author Acaligula

www.Personalidadyrelaciones.com